Rubem Alves, sempre conosco



Rubem Alves falleció el pasado sábado, a los 80 años. Bueno, eso nos dijeron oficialmente, pero en realidad, este gran pensador seguirá siempre vivo, a través de sus valiosas palabras que iluminan nuestras búsquedas. 

Teólogo, psicoanalista, educador, poeta, autor de libros para adultos y para niños. Un alma llena de sensibilidad, delicadeza, nuevas miradas. Un innovador maestro de las palabras. Escritor imprescindible no solo para quienes trabajan con la educación, y sí para cualquier persona que tenga inquietudes sobre esa nuestra existencia humana. 


Estudió la carrera de Teología en un seminario en Brasil y ejerció el oficio de pastor. Obtuvo maestría en Teología en Nueva York y doctorado en Filosofía en Princeton. Extremadamente cualificado y extremadamente sencillo. Después de dedicarse a la enseñanza durante décadas, abrió un restaurante. Un hombre del Renacimiento, que hizo renacer tantos pensamientos e ideas. De hecho, es uno de los fundadores de la "Teología de la Liberación"; que por un lado le causó la prohibición de seguir predicando, pero que por otro lado, acercó a miles de personas a la iglesia y esta a los movimientos sociales, con nuevas perspectivas menos dogmáticas y más comprometidas. 

Su visión sobre nuestro alma es optimista e incluso romántica, pues defiende que dentro de nosotros está la belleza creadora - más poderosa que la maldad o los traumas - siendo precisamente ella la que puede inspirar la construcción de nuevas relaciones humanas y comunitarias. Las metáforas le gustaban mucho. En una ocasión (pero ya infinitas veces comentado), dijo que los grandes cambios vienen de dentro para fuera, pero la persona elige si, ante las dificultades, quiere ser aquel maíz de las palomitas que no explota (que en Portugués llamamos "piruá"), permaneciendo dura, sin apenas provecho y cuyo destino es básicamente la basura, o si, aún pasando por los sufrimientos del fuego, opta por la explosión transformadora que la lleva a ser una palomita sabrosa, blanda, útil, bonita e inolvidable.  

"Todo está dormido... Lo que va a despertar es aquello que la Palabra va a llamar. Las Palabras son entidades mágicas, potencias hechiceras, poderes brujos que despiertan los mundos que yacen dentro de nuestros cuerpos, en un estado de hibernación, como sueños. Nuestros cuerpos son hechos de palabras."

                                   fragmento retirado del libro "La alegría de enseñar"



En este video, Rubem Alves reflexiona sobre la escuela, la enseñanza, los profesores/as, y las relaciones que todo el sistema educativo debería tener con la VIDA... Está en Portugués pero él habla pausadamente y hay subtítulos... ¡Merece mucho la pena!

Y me acuerdo de una frase de Fernando Pessoa: "somos del tamaño de aquello que vemos, no del tamaño de nuestra altura..." Y creo que a eso se dedicó, esencialmente, Rubem Alves: a hacer con que despertáramos nuestro alma y nos aventurásemos a adentrar en su infinita riqueza, conociendo un poco más sobre su diversidad de colores, matices, posibilidades...