29 y 30 de septiembre



Ayer Mafalda cumplió 50 años de inteligencia, gracia, reflexión y autenticidad.


Hoy celebramos San Jerónimo, patrono de los traductores – e historiadores y bibliotecarios. 


¿Qué tienen en común Mafalda y Jerónimo?

Ante todo, la pasión por las palabras. 

Mafalda es la astuta niña argentina que pregunta, opina, se preocupa y está siempre pensando. Su sueño es ser intérprete en la ONU, para contribuir a que las naciones pudiesen dialogar y respetarse al inves de pelear y agredirse.

Jerónimo de Estridón fue la primera persona que realizó una buena traducción de la Biblia al latín (los intentos anteriores resultaron en obras algo imprecisas y confusas), en función del conocimiento profundo que tenía sobre este idioma. 

¿Y qué tienen en común una intérprete y un traductor?

Son un puente. Un puente que aproxima culturas, haciendo posible el contacto y, principalmente, un mayor conocimiento que rompa los estereotipos. En este mundo tan asustadoramente globalizado, son profesiones cada vez más demandadas y cada vez más necesarias, que exigen mucha formación, mucho estudio, mucha dedicación para percibir los detalles que hacen toda la diferencia; y es también un campo de trabajo sumamente especializado. 



Cuanto más se estudia un idioma extranjero, más se aprende sobre el nuestro, y sobre nuestra cultura. Al traducir e interpretar, se desvela lo dicho,  lo no dicho y lo que está por decir. Y además, también, toda una gama de sensaciones y emociones adjacentes que muchas veces no son reveladas a primera vista, pero que estos esmerados profesionales, a través de sus conocimientos, consiguen igualmente descifrar. 

"Traducir es la forma más profunda de leer". Gabriel García Márquez

"Para el traductor, el instante del silencio anterior a la palabra es pues como el umbral de un movimiento 'alquímico' en que lo que es necesita transformarse en otra cosa para continuar siendo lo que había sido. El diálogo entre el autor y el traductor, en la relación entre el texto que es y el texto que será, no es solo entre dos personalidades particulares que han de completarse, es sobre todo un encuentro entre dos culturas colectivas que deben reconocerse". José Saramago

"Mi mamá sabe francés, los franceses escriben los libros en francés, ella los copia como hablamos nosotros y con lo que cobra compra fideos y esas cosas". Libertad, la amiga de Mafalda


Google Translator nos puede a veces echar una mano, cierto... Pero mejor confiamos en un/a profesional, ¿no? ¡Felicidades compañer@s!